Medio Maratón El Escorial 2015

MEDIO-MARATON-EL-ESCORIAL-2015-PHAquí estoy con dos grandes: Patxi Saavedra, guía, y Roberto Cordero, corredor ciego  asiduo a las carreras.

Mucho calor a las 9 de la mañana y claro, con una mieditis en el cuerpo de tirar para atrás. La carrera ya en sí es sumamente dura para que agentes externos como la temperatura la endurezcan aún más todavía.

No se que tienen estas carreras para que me llamen la atención. Cuando lo descubra os lo haré saber.

Inicio de carrera cuesta arriba para darle una vuelta a la urbanización  aledaña y con muy buenas sensaciones. El día promete, me decía. La salida a la carretera de Guadarrama a buen ritmo y con la gente que se le veía que iba reservándose. Esta no es una prueba en la que veas a muchos corredores hablando como sucede en otras carreras. Aquí cada gota de energía que puedas ahorrar es bienvenida.

Giro a la izquierda y comienza la subida al Monte Abantos, estamos en el km 3 y cómo pica!  Los siguientes 5 km son la salsa de esta carrera. Curvas imposibles con unas pendientes endemoniadas. Los ciclistas ven como los corredores les adelantan de la brutalidad del recorrido. Para esto solo hay un camino: mentalizarse y correr zancada a zancada sin mirar para arriba. Solo  te fijas en los demás corredores y tomas referencias para no retrasarte con respecto a alguno. Yo cogí como referencia a mi amigo Marengo, un FFDR que en esta ocasión fue a acompañar a una amiga suya para terminar este bonito reto. Caminé en dos ocasiones para reservar energías.

Y en éstas que yaestás en el km 7 y llegas al primer avituallamiento. Cómo se agradece! iba con la boca seca. En este punto y tras beber dos botellines de agua, me doy cuenta de que en las piernas empiezo a sentir debilidad. Me acordé de que desayuné poco, solo un tazón de leche con Corn Flakes, con lo que inmediatamente me tomo el gel energético  que llevaba y que había pensado tomar un poco más adelante. El terreno ya se empina menos y llega la sombra. Aquí la carretera discurre por un paraje maravilloso, con pinos y vegetación abundante. Ya se ve el final de la cuesta. Aleluya!

Recuperado de la sensación de debilidad, me lanzo la cuesta abajo. Voy disfrutando y frenando, porque todavía quedan 12 kms y no es cuestión de lanzarse a tumba abierta y quedarse sin fuerzas, con el consiguiente sufrimiento que conlleva.

Bajas y bajas y sigues bajando, aunque te encuentras con dos subidones puestos a traición, pero que a mi me vienen bien. En estos tramos adelanto a corredores que a su vez ellos me adelantan a mi en las bajadas.

Llegada a la zona de viviendas de nuevo. Y a queda menos pero tengo muchísima sensación de calor. Enfrente del Monasterio me paro un minutín para recuperar un poco, y a la primera subida del casco también. Esa es la estrategia improvisada para ese momento. Nos quedan 3 km y ha llegado el momento de vaciarse. última cuesta y ya me lanzo en pos de la meta. Coincidimos varios corredores juntos, pero las fuerzas van justas y no me aguantan el ritmo. Uno de ellos me dice que soy un máquina y me volví para darle ánimos para que me siguiera. De repente escucho a alguien que me grita ¡Vamos Humanes! Era un amigo de mis amigos, miembro de Run and Go de Salamanca, José Macías, que me dice ¡Sígueme! a lo que le digo que no puedo, pero era mentira, porque siempre se puede y le sigo con todas las fuerzas que me quedaban para terminar entrando en meta juntos. Gracias José!

MEDIO-MARATON-EL-ESCORIAL 2015

received_10204436179251124~3

En cuanto al tiempo registrado, pues  01:53:36, lejos del 01:51:00 de hace 2 años pero dentro del sub 01:55 que me había marcado como objetivo, así que…. contento!

La organización fue perfecta, y los voluntarios magníficos. En meta, cerveza toda la que quisieras, igual que sandía a tutiplein.

Ducha reparadora en el polideportivo, que por cierto tiene unas instalaciones envidiables y muy bien cuidadas. Luego opíparo desayuno en terracita con Abantos de testigo mudo.

Si puedo, volveré.

Gracias por leerme.

Deja un comentario