Rock and Roll Madrid Maraton 2015 (al tran tran)

Si alguna vez os planteáis un reto y hay una voz en vuestra cabeza que os dice que “se puede” aunque haya otra por el otro lado que te diga “¿dónde vas, estás loco?”, haced caso a la primera. Mejor morir sabiendo que lo has intentado que no quedarte con la duda de qué hubiera ocurrido si hubieras probado. Este es mi caso en este maratón. El último mes de preparación cojo de ambas piernas por contracturas producidas en la última carrera, como fue la Media Maratón de Asics del 29 de marzo, y yo sin embargo, empeñado en participar en el Maratón. Bien es verdad, que todos los días al levantarme dudaba y dudaba, pero la parte menos inteligente de mi “yo” ganaba y me disponía a hacer ejercicios de recuperación o me acercaba al gimnasio a someterme a sesiones de elíptica y de bicicleta estática interminables.

En la última semana,ya casi sin dolores, entrené tres días muy suaves y ya, sin vuelta atrás me acerqué a la Expoferia a recoger mi dorsal,
con la convicción de que quería y podía terminar. Por nada del mundo me pierdo una carrera si la he preparado, y menos cuando todo  mi Club participa en él. photocall-mapomaPHOTOCALL-MAPOMA-2-WEBEl día de la carrera, bueno, la noche de la carrera se pasa mal. No es cualquier distancia, es el maratón y querer terminar los 42.195 metros es una presión que no te deja dormir bien. Le das mil vueltas a todo, preparas la ropa, los geles, todos los gadgets que te harán falta, los que no… si hará frío, calor, lluvia. Puff, todas las dudas del mundo. Con tal de no cargar con cosas que luego no vas a utilizar y que te lastran o te molestan…. Fruto de esto, empiezo a tomar mis primeras decisiones: gafas con cristal claro, porque no iba a hacer un día soleado y cuatro geles de alimentación de los míos y no probar los de la carrera. Únicamente probaría todo el agua, el Powerade y los plátanos. Camiseta de compresión debajo de la oficial, al igual que perneras que me protegieran los gemelos y zapatillas con las que he corrido mis últimos tres maratones (Adidas Supernova Sequence 5) y que son garantía de no lesión. No así las Reebok Ultra 8 o las Nike Pegasus 30, de las que dudo y mucho.

Con todo esto decidido y durmiendo bastante poco nos encaminamos hacia la gloria todos los miembros del Club y sus familias.

 

maria-luisa-y-jcWEBgrupo-en-cibeles-WEB

En el cajón ya metidos, después de las despedidas y deseos de buena suerte, hacemos los últimos comentarios sobre la estrategia a seguir. Me quedo con mi compañera Yolanda, que a priori teníamos ritmos parecidos para concluir la prueba, según ella, claro.

Bueno pues empieza el Maratón. Caen gotas de vez en cuando pero noto que hace calor. En 3 kms. se nota muchísimo la humedad. Parecía que estuviésemos en Canarias o en algún sitio al lado del mar. Me tengo que quitar el pañuelo del cuello y los manguitos de los brazos. Vemos a Carlos y a toda la pandilla en Nuevos Ministerios y nos hacen unas fotos. Sonrío pero por dentro llevo un miedo como no lo había sentido nunca. Enseguida Yolanda se me escapa porque iba un poco deprisa para mí. Normal, ella tiene mejor tiempo que yo en Maratón. Decido no cebarme y dejarme llevar por mi ritmo al tran tran. La carrera es muy larga y puede pasar de todo. En Plaza de Castilla está mi amiga Maria Angeles con su hermano y me animan. Os doy las gracias por ir en un día tan desapacible.

mapoma-km-3-WEB

A partir de ahí y enfilando Bravo Murillo y Raimundo F.V. que  es favorable el terreno y voy tranquilo. Cero molestias y muy cómodo. A la vez que disfrutando de la carrera, del público, del ambiente. etc. Es algo único y cada vez me gusta más. En el puente sobre la Castellana vuelvo a ver a mi amigo y compañero Carlos que me vuelve a hacer más fotografías. Muchas gracias Largo por ir de fotógrafo y de animador. Tus deberes los hiciste en París hace 2 semanas con una carrera monumental y no te quisiste perder ésta con tus amigos. Gracias de nuevo.

Seguía lloviendo a ratos pero si os digo la verdad, no me importaba. Era una lluvia fina que se agradecía después de los sofocos del principio. Nos introducimos poco a poco en lo que es el centro de mi querido y precioso Madrid. La calle Santa Engracia con los bomberos animando, como siempre, aunque esta vez no hizo falta que nos echaran agua. El público, con dos danesas que para mi que llevaban un cebollón del 15 pero que animaban con entusiasmo a la altura de la calle de Almagro.

Por fin, mi zona favorita de Madrid. La calle de San Bernardo que se introduce hacia el centro y nos lleva a la Gran Vía, con cantidad de gente que nos aplaude y nos anima. En este punto veo a Hugo que se interesa por mi estado y me anima con fuerza. Aquí tengo que hacer un pequeño paréntesis. Hugo ha ido a ayudar a mi compañera Irene, pero es que le ha ayudado en toda o casi toda su preparación . Eres un 10 como compañero y como persona. También lo hiciste conmigo en mi debut hace 2 años junto al Largo y JM. Espero poder devolverte el favor algún día.

Enfilo Callao y Preciados, desde donde me gritan las familias de mis compañeros Isa, Raquel,Montse, Paqui y sus niños. Qué subidón cuando escucho Abu,Abu! La verdad es que con cada grito de ánimo haces 2 kms sin enterarte. La Puerta del Sol como siempre abarrotada de turistas. Mayor y la Plaza de Oriente sublimes. Me emociona ser protagonista de esta gran fiesta.

mapoma-palacio-real-WEB

Pero ahora viene lo serio. Nos acercamos al punto de Medio Maratón y la carrera se va a empezar a hacer larga. Llueve con intensidad, pero las piernas siguen respondiendo. Cuesta abajo desde Pintor Rosales, cruzando el Parque del Oeste hacia el Puente de los Franceses, afronto la Avenida de Valladolid sabiendo que es larga y monótona, pero que es la antesala de la entrada en la Casa de Campo y que cuando sales de ahí ya solamente faltarán 12 kms. Justamente al entrar  en CdeC, como la conocemos,llueve muchísimo y se me mete algo en la zapatilla, con lo que no arriesgo en absoluto, recojo mi avituallamiento y me siento en un banco a sacarme un palito y estirarme un poco el calcetín por aquello de no producirme una ampolla. Esto parece que fue mano de santo porque enfilé la CdeC con más fuerza y fue a partir de aquí cuando me dije que esto acabaría bien. Iba supermotivado y fresco.

En la entrada en la ciudad de nuevo a la altura de la calle de Saavedra Fajardo, donde Trimad, me encuentro la locura. Cantidad de espectadores y con un bafle a toda pastilla con un rock de esos que flipas pero que no se cómo se llama. Perdón por mi ignorancia musical. Ermita del Santo, Puente de San Isidro, Vírgen del Puerto, Segovia, Imperial… y ya lo que tanto esperaba, la subida por el Paseo de las Acacias, temida por estar señalada como el principio del “Muro” por todos los corredores madrileños. Pues no hay muro, subo con fuerza y adelantando a cientos y cientos de participantes que ya están al límite de sus fuerzas. Esto también te da un plus de energía. Otras veces he estado yo en el otro lado y sé que se pasa muy mal. Mi llegada a Atocha no se hace esperar y ya busco al Largo para mi siguiente foto pero no le veo. Lógico, con la que está cayendo de agua ¡cómo va a estar aquí!.

Mucha gente a pesar de eso en este punto. Prado es un sitio maravilloso y que siempre está lleno. Diviso Neptuno, y a quién me encuentro? a mi compañero de maratones de toda la vida, Pedro, que al verme corre conmigo unos metros y nos damos un abrazo. Me dice que voy muy bien y lo contento que está por verme. El es corredor desde hace mucho y sabe lo que se sufre cuando se está lesionado. Gracias Pedro!

Pues en este punto, en el que me quedan 5 kms es ya para disfrutar y lanzarse un poco más deprisa. Quedan energías y no hay que guardarse nada. Nos juntamos un grupo de 4 corredores y con un ritmo muy majo subimos por Goya, Velázquez, Ortega y Gasset para coger Príncipe de Vergara que ya es la última calle antes de entrar al Parque de El Retiro. Me saluda Javi Pintos, un Drinking Runner famoso de las RRSS y con el que coincidimos en Oporto en 2014 y accedo a los primeros arcos de publicidad.

jc-maraton-edtdWEB

 

He llegado muy bien, cansado pero bien. Con la sensación de poder correr 10 kms más por lo menos, pero sobre todo, sin dolor de ningún tipo, que es lo más importante.

foto-maraton-1IMG-20150426-WA0005

 

 

 

 

 

Ya veo a algunos de mis compañeros con la medalla colgada y nos abrazamos y nos felicitamos.

Resumiendo, este ha sido el maratón en el que más he disfrutado, a pesar de la poca preparación y esto me lleva a una reflexión: los objetivos a conseguir deben ser más realistas. Lo pasaré muchísimo mejor.

Deseo dar las gracias a todos mis compañeros que me estuvieron animando durante el período que estuve lesionado, al público de Madrid que me ayudó muchísimo, a los voluntarios de la carrera, que se empaparon y ni aún así perdieron la sonrisa y nos animaron hasta el límite.

Felicito al Club Running Humanes de Madrid porque todos acabaron sin lesionarse. Unos consiguieron sus metas y otros no pero eso ahora es lo de menos. A Luis, Claudio, Juancar, Raquel,Robledo,Juli,Hugo …. no se si me dejo a alguien, que ayudaron también a otros compañeros corriendo a su lado.

Y sobre todo a los neófitos que se estrenaron en la distancia Benja, Patxi, JM, Irene, Richard…

Extiendo mi agradecimiento a Javi, del restaurante que nos hizo una paella riquísima y nos atendió fenomenal, como siempre, y no quiero olvidarme de Iván que nos sirvió los platos sabiendo lo que nos dolían las piernas.

IMG-20150426-WA0006

Ya estoy pensando en el siguiente que es…..

Sevilla 21/02/2016

Muchas gracias por leerme.

 

 

Deja un comentario